EDIPO REY


Por Sandra Paul.
Sin dudas Edipo rey de Sófocles, escrita hace más de dos mil años, es la tragedia de las tragedias, y como todo clásico, cada nueva representación genera más interrogantes que respuestas.
Es más que conocido el argumento pero me detendré en el principal disparador de los acontecimientos. El rey Layos temeroso por los designios funestos de un oráculo, sacrifica a su hijo Edipo, ordena a un pastor que le atraviese los tobillos y lo abandone en el monte Citerón para que muera; pero éste se apiada de él y lo deja en manos de otro pastor que finalmente lo entrega al rey Pólibo de Corinto quien lo adopta.
Layos comete un intento de filicidio con la complicidad de su esposa Yocasta en su afán de evadir el destino, pero en realidad lo provoca, ya que su hijo no crece a su lado y, por lo tanto, siendo ya mayor lo desconoce. Luego Edipo, ante la duda de su origen consulta un oráculo y también actuará tratando de evadir la misma predicción fatal.
De lo antedicho surge la pregunta que atraviesa todas las épocas, sobre si hay un destino marcado y si éste es inevitable. Y esto tiene que ver con las creencias y la fe. Si lo trasladamos al presente es un hecho, aunque a muchos sorprenda, que en pleno siglo XXI políticos, empresarios y población en general siguen o han seguido los consejos de astrólogos o gurús espirituales, para decidir cuestiones fundamentales. En otro sentido, también vemos cómo peligrosamente, el análisis de la realidad se ha convertido en una cuestión de fe, elegimos en qué queremos creer, sin corroborar si eso que elegimos tiene sustento o es el resultado de los prejuicios propios o ajenos, o de la manipulación de intereses ocultos. No se acepta la realidad tal cual es sino como queremos que sea. Hay mucho para reflexionar en este sentido.
Otra línea de análisis de este drama metafísico, con tantos malentendidos que podrían dar lugar a una comedia de enredos y humor negro, es la política; los tebanos sufren pestes y hambre infringidas por una maldición de Apolo que exige castigar al culpable de la muerte del anterior rey. Edipo, como buen estadista que es, se empeña en descubrir la verdad para liberar a su pueblo del mal, y una vez descubierta no intenta negociar para beneficiarse en lo personal y continuar con sus privilegios, sino que acepta la realidad y se somete a su propio castigo. Un modelo que pocos políticos, por no decir ninguno, en la actualidad siguen.
Es interesante en esta puesta la incorporación del público como pueblo, al que los personajes se dirigen como parte del juego teatral.
También la pieza atraviesa a Edipo a nivel existencial, en cuanto, no puede ni quiere dejar de indagar acerca de su identidad. Desea saber quién es él realmente, aunque su mundo ideal hasta ese momento se desbarate. Un mensaje claro y contundente para una parte de la sociedad, que sigue resistiéndose a la búsqueda de la verdad y la justicia.
Respecto a las actuaciones de Fabián Vena y Alejandra Darin son realmente impecables, han sabido sortear la amplitud del escenario, carente casi de escenografía, con cortinas al fondo del escenario que sirven para delimitar el interior del frente exterior del Palacio y resultando para el final de la obra un recurso contundente.
Es evidente que el director, Jorge Vitti, ha privilegiado el lucimiento de las actuaciones y tiene un elenco de actores más que talentosos para lograrlo.
En cuanto a la música, el Coro Municipal de Lujan (grabado) entona canciones de rap para traer la historia a la actualidad, del mismo modo que se utiliza un vestuario moderno, por momentos impreciso. 
Siempre es un placer disfrutar de un clásico y más en una versión de 60 minutos que retrata, con muy buenas actuaciones, lo esencial del texto.

Ficha técnico artística:

Versión: Jorge Vitti
Actúan: Gus Bassani, Alfredo Castellani, Cutuli, Alejandra Darín, Alejandro Gallo Gosende, Willy Lemos, Juan Carlos Ricci, Fabián Vena
Coros: Coro Municipal De Camara Ernesto Storani De Lujan
Voz en Off: Inti Rap
Diseño de vestuario: Natalia Queirolo
Diseño de luces: Gonzalo Córdova
Diseño De Sonido: Gerardo Boglioli
Fotografía: Guido Adler
Comunicación visual: Claudio Medín
Asistente de producción: Fiorela Gianuzi
Asistencia de dirección: Fiorella Camji
Prensa: Raquel Flotta
Producción ejecutiva: Fiorella Camji
Dirección de coros: Santiago Rosso
Dirección: Jorge Vitti

Duración: 60 minutos

CENTRO CULTURAL DE LA COOPERACIÓN
Corrientes 1543 - Capital Federal - Buenos Aires - Argentina
Teléfonos: 5077-8000 int 8313
Web: http://www.centrocultural.coop
Entrada: $ 300,00 / $ 250,00 - Viernes y Sábado - 20:00 hs - Hasta el 25/11/2017 
Entrada: $ 200,00 - Domingo - 15:00 hs - 12/11/2017 

Comentarios

Entradas más populares de este blog

TERRENAL. PEQUEÑO MISTERIO ÁCRATA

10 K. SÓLO PARA RUNNERS

DOMINO "BREVES PIEZAS TEATRALES"

Escuela de Teatro Garzón Lombardo y Fundación Movimiento Expresivo

LINDA, LA DISCORDIA DE LA DIFERENCIA

LA PATADA DEL CAMELLO

LAZOS ETERNOS. HISTORIA DE TRES AMORES

DIARIOS DEL ODIO

UN ENEMIGO DEL PUEBLO

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

MISTIKO BIJOUTERIE