YA NO HAY TRANVÍAS EN EL DESIERTO DE TEXAS


Por Sandra Paul.
Pasaron treinta años desde que un tranvía llamado Deseo dejó a Blanche Dubois en la casa de su hermana Stella y su marido Stanley Kowalski; ese tiempo hizo estragos con los sobrevivientes transformándolos en Blanca, Estela y Estanislao.
La dramaturga, Laura Coton, trajo al presente aquella historia donde para algunos el sueño americano se convirtió en pesadilla que, al igual que estos tres individuos, fueron arrojados a la nada, en este caso al desierto de Texas, como despojos del mismo sistema por el que en la juventud habrían dado su vida. 
La autora y Patricio Azor, el director, supieron continuar aquel drama impregnándolo de un humor irónico que refleja el patetismo de los personajes, con intervenciones a través de la música y la voz de un Mago de Oz que los corrige y a su vez, como un Gran Hermano, los observa o vigila. De modo que la obra vincula el pasado con un presente, que a pesar de los cambios tecnológicos y avances científicos, sigue arrastrando la misma miseria sin esperanzas de un mundo mejor.
Son descollantes las actuaciones de los tres protagonistas que le aportan el ritmo justo y la gracia necesarios a estos personajes tan entrañables. Blanca (María Nydia Ursi Ducó) transformada en un conejillo de Indias de los laboratorios farmacéuticos, fue devuelta del manicomio por falta de presupuesto, pero no ha perdido sus ínfulas de grandeza ni su etérea elegancia. Estela (Mirta Mato) continúa siendo la mediadora entre su marido y su hermana, sobreprotegiendo a su hijo y cometiendo los mismos errores del pasado. Estanislao (Guido D'Albo) perdió los músculos pero no las mañas ni el encono contra su cuñada.
Entre reproches, cerveza, pastillas, baile y venganza se irá develando una trama con un final, por un lado, sorprendente y, por otro, deseado aunque no libre de sinsabores.
Es para destacar la elección del vestuario que como una humorada remite al clásico original y una escenografía que sintetiza la fragilidad de ese nuevo territorio de cartapesta, con una excelente iluminación y música para salir cantando del teatro.
No se pierdan esta hermosa propuesta para disfrutar los domingos a la tarde en la amplia sala del Teatro del Abasto.


Ficha Artístico/Técnica:

Autoría : Laura Coton
Intérpretes: Guido D´Albo, Mirta Mato, María Nydia Ursi Ducó
Diseño de vestuario: Alejandro Mateo
Diseño de escenografía: Alejandro Mateo
Diseño de luces: Lucas Orchessi
Realización escenográfica: Cinthia Chomski
Producción musical y Video: Sergio Gómez
Fotografía: Patricio Azor
Diseño gráfico: Patricio Azor
Asistencia de dirección: Araceli Haberland
Producción: Alejandra García
Dirección: Patricio Azor

TEATRO DEL ABASTO
Humahuaca 3549
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina
Teléfonos: 4865-0014
Web: http://www.teatrodelabasto.com
Entrada: $ 200,00 / $ 140,00 - Domingo - 18:00 hs.






Comentarios

Entradas más populares de este blog

BORKMAN

SUDORES DE NIÑA VIRGEN

EL SISTEMA DE LA VÍCTIMA

PIEL DE CORDERO. ESTOY ACÁ

LA PIEL DE ELISA

CAMARA LENTA

CARRUSEL CULTURAL

ANGÁ RODOLFO

CARRUSEL CULTURAL

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

MISTIKO BIJOUTERIE