LA SUERTE DE LA FEA



Por Sandra Paul

Las mujeres en la cultura patriarcal siempre han sido consideradas como un cuerpo-objeto erótico, un instrumento de seducción, obteniendo de esta forma cierto poder. Pero esa consideración dependía (y depende) de la mirada de los otros, que modifica la propia, donde el pensamiento dicotómico clasifica. O sos fea o sos linda. Por esta razón, en esta historia las lindas están en la vidriera para el goce masculino y las feas ocultas.
En el Buenos Aires de los años '20 del siglo pasado abundaban las Orquestas de señoritas con las figurantas, mujeres bellas y jóvenes, que hacían la mímica de la ejecución de un instrumento musical que en realidad tocaban otras mujeres, menos agraciadas, escondidas en bambalinas o en el foso.
Destino cruel si los hay para esta protagonista que se asume fea y cuya viola, metáfora de su condición, es considerada por ella misma como un violín engordado. Destino de desamor, porque el amor "no existe para las feas", o es muy difícil de conseguir y terminan solas y secas. Destino de frustración e impotencia por la imposibilidad de ser reconocida y valorada más allá de la apariencia física.
Pero también ese destino pone en su camino a una figuranta que se convierte en una especie de musa inspiradora, cuya conexión a través del instrumento fue in crescendo hasta transformarse en una bacanal musical, en una orgía sensorial donde estalla de placer sexual y donde descubre lo que quizás sea el deseo de los otros, de esos hombres que anhelan libidinosos ese espectáculo.
Pero su compañera en esta aventura erótica, como mujer-objeto que es, termina siendo víctima de su belleza y muere enferma y explotada por su rubio proxeneta. Es entonces cuando la fea en su intento de "ser" sin su figuranta, desencadena su propia tragedia.
El autor de esta maravilla teatral es Mauricio Kartun, interpretada por una excelente actriz como Luciana Dulitzky, bajo la dirección impecable de Paula Ransenberg.
El palco en una esquina de la sala es la escenografía donde la protagonista alcanza el éxtasis y la humillación final, acompañada desde las sombras por Federico Berthet quien ejecuta la viola, ubicado en el rol de las feas, generando así una reconfiguración de lo masculino.
Una IMPERDIBLE con todas las letras.



Ficha técnica:

Dramaturgia: Mauricio Kartun
Actúan: Luciana Dulitzky
Intérpretes: Federico Berthet
Vestuario: Alejandro Mateo
Peinados: Granado
Diseño de escenografía: Alejandro Mateo
Diseño de luces: Fernanda Balcells
Realización de escenografia: Los Escudero
Realización de vestuario: Lucina Tropini
Música: Federico Berthet
Fotografía: Alejandro Ojeda
Diseño gráfico: Zkysky
Asistencia de dirección: Marcelo De León
Prensa: Marisol Cambre
Dirección: Paula Ransenberg

TIMBRE 4
México 3554 
Capital Federal - Buenos Aires - Argentina
Teléfonos: 4932-4395
Web: http://www.timbre4.com

Entrada: $ 250,00 - Domingo - 16:00 hs y 17:00 hs - Hasta el 30/07/2017

Comentarios

Entradas más populares de este blog

CÓDIGO TARTUFO. MOLIERE 1975

UNA ESPINA EN EL ZAPATO

YA NO HAY TRANVÍAS EN EL DESIERTO DE TEXAS

MISTIKO BIJOUTERIE

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *